Uno de los ámbitos más sensibles de la vida del ser humano es, por supuesto, el amor romántico que, conjuntamente con el amor sexual, forman una especie de “dos en uno” inseparable, pero algunas veces podemos pensar si mi marido me engaña.

 

Cuando en la relación aparecen ciertos aspectos, hay cambios en la pareja, una intuición interior nos lleva a dudar sobre si la relación de pareja marcha bien, esas dudas en las que surge además la posibilidad de que una tercera persona se haya colado en nuestra pareja.

Tarot de la Infidelidad

Son muchísimos los consultantes que recurren al tarot infidelidad del “sí o no” para descubrir si “mi novio me engaña”.

Digamos, de paso, que el sufrimiento que genera la infidelidad es indescriptible, muchas veces, el no saber altera realmente la situación de pareja, ya que la incertidumbre hace suponer en exceso, cualquier detalle mínimo nos hará sospechar y dar por válidas nuestras dudas, hasta tal punto podemos suponer que seremos capaces de dar nuestras suposiciones por verdaderas.

Está claro que si hemos llegado hasta aquí es porque no nos hemos atrevido a preguntar a nuestra pareja si ocurre algo, o tal vez si nos hemos enfrentado a esa pregunta y no nos ha satisfecho la respuesta que hemos recibido y tenemos dudas de si mi marido me engaña.

Así las cosas, cuando tenemos dudas respecto de si nuestra pareja está llevando un “romance oculto” con un tercero, o si sólo está teniendo relaciones íntimas (sin sentimientos de por medio), una de las mejores opciones es acudir al “sí o no”, una nueva modalidad de tarot infidelidad.

mi marido me engaña

Ahora, si el tarot del “sí o no” nos arroja una respuesta clara y contundente, una y otra vez, pero nuestra pareja está denotando conductas “sospechosas”, dispondremos de una interesante alternativa: acudir a una de las tiradas tradicionales.

Mediante estas últimas, el experto nos podrá desvelar y, de paso, orientar respecto de algunas circunstancias que pueden estar “nublando” nuestra percepción de la realidad objetiva. Es muy posible, para situar un ejemplo, que estemos viendo lo que no es en la cotidianeidad.

Así, por ejemplo, es probable que el tarot del “sí o no” nos esté diciendo, reiteradamente y con total claridad, que nuestra pareja “no nos está siendo infiel”. Pero, a su vez, es posible que estemos observando conductas que parecen demostrar lo contrario. El hecho de que esté llegando a casa más tarde de lo normal, que esté renovando el “look”, que esté comprando vestuario nuevo y otras cosas por el estilo, no significa, necesariamente, que lo esté haciendo para y por otra persona.

Si nos estamos preguntando, recurrentemente, si “mi pareja me es infiel”, es posible que estemos percibiendo, en el día a día, conductas que nada tienen que ver con la infidelidad. Se podría tratar, más bien, de un cambio de comportamiento repentino, porque quiera verse más joven (muy usual en la llamada “crisis de los cuarenta”) o porque pretenda lucir mejor para nosotros mismos, y no para otro (a).

Si el tarot te ha dado esa respuesta y no la quieres dar por válida debes de sentarte a hablar con tu pareja, abiertamente y decirle lo que observar, con total tranquilidad y sinceridad, es posible que te lleves una gran sorpresa y que sea un nuevo punto de inflexión en vuestra relación, tal vez una segunda oportunidad mucho más satisfactoria.

VOY A ENCONTRAR PAREJA